Reina de la Paz tendrĂ¡ nuevo edificio

El actual edificio de Ibarrekolanda que alberga la residencia Reina de la Paz debe adaptarse a los nuevos tiempos. Construido según parámetros de hace más de treinta años, ya no cumple las exigencias legales sobre servicios sociales residenciales, por lo que necesariamente deberá cerrarse antes de concluir 2008. Descartada por inviable la readaptación parcial y por fases del edificio, el inmueble será demolido y sustituido por otro en el mismo solar. Se calcula que las obras durarán alrededor de tres años. Durante ese periodo las personas alojadas en Reina de la Paz vivirán en residencias de reciente construcción próximas a Bilbao. Esta operación no supondrá ningún coste adicional para las y los usuarios ya que la caja seguirá subvencionando el precio que actualmente abonan por el servicio de residencia y además tienen garantizado su retorno a las nuevas instalaciones una vez concluidas  las obras.

A pesar del buen estado de mantenimiento de sus instalaciones, el inmueble de Ibarrekolanda, que desde 1975 acoge la Residencia Reina de la Paz, no cumple las exigencias normativas sobre servicios sociales residenciales y accesibilidad, que al amparo de los nuevos estándares han ido estableciéndose en los últimos años. En líneas generales, sus habitaciones no alcanzan el tamaño mínimo establecido, no dispone de baños geriátricos ni adaptados a personas con minusvalía, ni cumple las exigencias legales sobre accesibilidad general y espacios comunes.

Tras estudiar las posibilidades de intervención, bbk descartó la reforma del edificio por inviable: exigía la demolición total de su interior. Todos los informes recabados de expertos y otras residencias coincidían en que realizar esta actuación por fases no era razonable, ya que suponía para personas residentes y empleadas soportar polvo, peligros, ruidos, riesgo de accidentes graves y traslados continuos entre plantas inasumibles desde un punto de vista sociosanitario y de seguridad e higiene en el trabajo.
 
Consecuentemente, en junio de 2008 los órganos de gobierno de bbk aprobaron la construcción de una nueva residencia para personas mayores en Ibarrekolanda y el proceso de traslado de las personas usuarias de los servicios de Reina de la Paz hacia otras residencias, durante el tiempo que dure la construcción del nuevo equipamiento. Además este nuevo equipamiento residencial dará solución a dos colectivos con especiales dificultades de acceso a la vivienda: las personas con discapacidades físicas y las y los jóvenes.

La reubicación de residentes se ha estudiado de forma individualizada con cada uno de los usuarios y usuarias, en compañía de sus familias cuando ha sido necesario, buscando soluciones ajustadas a los intereses de cada persona. El proceso ha sido gestionado por personal especializado de la Caja, el mismo personal que les ha atendido durante sus años de estancia en la Residencia, apoyado por trabajadoras sociales y psicólogas, y con la sensibilidad requerida dada la inevitable incomodidad que el desplazamiento de su lugar de residencia habitual está ocasionando a los 315 usuarios y usuarias.

Las residencias que están acogiendo a las y los usuarios garantizan un servicio de alta calidad y tienen el tamaño suficiente para albergar los grupos naturales de relación surgidos en años de convivencia en Reina de la Paz. Además, las negociaciones mantenidas con otras residencias han culminado con la oferta de nuevas plazas residenciales en la zona del Gran Bilbao. Asimismo el transporte de las residencias al centro de Bilbao está garantizado.

El traslado no supone un incremento del coste para las personas residentes ya que bbk cubre la diferencia entre el precio subvencionado que han pagado  hasta ahora y el coste en las residencias de destino. bbk ha garantizado contractualmente la opción de volver a Ibarrekolanda cuando esté construida la nueva residencia.

El Coro en Gurena

Los servicios de ocio, cultura y tiempo libre y las actividades de mantenimiento de memoria y de  las capacidades físicas y mentales, parte fundamental en la vida cotidiana de Reina de la Paz, se han retomado en las nuevas residencias. Es el caso del coro 'Reinagure' que ensaya en Gurena, residencia en la que ya conviven la mayoría de sus voces, como Xabier Gereño y María Ameztoy.

El economista y prolífico escritor Xabier Gereño ingresó en Reina de la Paz tras enviudar hace 18 años, "pensando que moriría allí". Cuando llegó, la noticia del traslado "le sorprendió", visitó las residencias Gurena e Igurco y optó por la primera. "Comenté mi preferencia a la gente del coro pero les dije que, en cualquier caso, yo iría con el grupo. No quería perder el coro, pienso que la músicoterapia es muy positiva para mantener la voz y la camaradería". Xabier Gereño comenta que en su pronta adaptación a la nueva residencia, "estoy muy contento, en Gurena nos tratan muy bien", ha influido el que sea "una persona acostumbrada a viajar por todo el mundo, que siempre ha tenido una buena capacidad de adaptación a los cambios". El ilustre escritor bilbaíno quiere dejar constancia de su reconocimiento a Mari Sol la directora de Gurena y al personal de la residencia, "muy buenas personas que nos atienden con mucho cariño" y  a la directora del coro, "Irina es una moscovita cantante de la Abao de sólida formación musical y de una gran calidad humana".

Maria Amestoy Orbegozo, abuela del ciclista Igor Antón, "bilbaína desde que me casé", tiene ochenta y cuatro años y mucha vitalidad, "cada mes visito a mi hermana que vive en Renteria, donde nacimos". Llevaba cuatro años y medio en Reina de la Paz y comenta que, "aunque la noticia del cierre me cayó como un jarro de agua fría" se ha amoldado bien a la situación. "La vida es adaptarse y en Gurena estoy bien. Lo peor han sido los chismes y las manifestaciones, que nos han transmitido mucha angustia y no han hecho más que confundirnos". María espera volver a Ibarrekolanda, "rezo para que dentro de tres años esté como ahora y vuelva a Bilbao. Gurena es lugar muy bonito y sano y nos cuidan y nos miman, pero yo soy muy urbana y me gusta Ibarrekolanda, con todos los transportes y las tiendas a mano. Reina de la Paz es una maravilla, me pregunto cómo será el nuevo edificio".

volver